APRECIADA COMUNIDAD EDUCATIVA

 

Envió información sobre la próxima oferta educativa en el Sena para  la comunidad interesada.

 

COMUNICADO DEL SENA

 

RECTORIA

PUBLICO EL LINK DONDE SE PUEDEN ENCONTRAR LOS FORMATOS DEL MEN SOBRE EVALUACION DE DESEMPEÑO DOCENTE PARA CONOCIMIENTO DE TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA.

http://www.mineducacion.gov.co/1621/w3-article-246098.html 

LA INSEGURIDAD DE LA SEDE CAMPESTRE SE CORRESPONDE CON LA INDOLENCIA DE SUS VECINOS QUE EN LUGAR DE ACTUAR PARA FAVORECER LA INTEGRIDAD DE LA COMUNIDAD SE DEDICAN A CRITICAR Y ESPERAR QUE LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO RESUELVAN LA DELINCUENCIA QUE EMPIEZA EN LOS HOGARES DE LA COMUNA 8 Y SUS ALEDAÑAS. TAL INDOLENCIA ES UN ATENTADO CONTRA LA DIGNIDAD, VIDA Y HONRA DE TODOS LOS QUE TRANSITAMOS POR ESA VIA PERO EN ESPECIAL DE LOS ESTUDIANTES DEL COLEGIO CATUMARE EN SU SEDE CAMPESTRE.

LA REVOLUCION DE SOWETO.

Se cumplen 30 años de la revuelta de Soweto, en la que murieron 500 estudiantes y que marcó el comienzo del fin del régimen de 'apartheid'

 

Por: Lali Cambra / Ciudad del Cabo | Domingo, 18/06/2006 09:52 AM |

 

El 16 de junio se ha declarado en Suráfrica fiesta nacional y junio el mes de la juventud. Hector Peterson tendría ahora 42 años. Tal vez continuaría viviendo en Soweto, vibrante ciudad de cuatro millones de habitantes en las afueras de Johannesburgo, y tal vez sería abogado, que era en lo que quería convertirse, según su familia.

El 16 de junio de 1976 tenía 12 años, vestía uniforme escolar y fue asesinado por la policía del apartheid por manifestarse en contra de recibir educación en un idioma, el afrikaans, al que veía como el lenguaje del opresor, del Gobierno que le trataba como ciudadano de tercera en su tierra. Su fotografía, en la que se le ve ya desfallecido en brazos de un joven desencajado, al lado del que corre su hermana, publicada en los siguientes días en la prensa internacional, escandalizó a Gobiernos occidentales que hasta entonces habían tenido actitudes relajadas con el Gobierno racista surafricano y marcó el inicio de su fin, 18 años más tarde, en una transición acogida internacionalmente como modélica.

No era cuestión sólo del idioma, recuerdan los líderes del movimiento estudiantil, de la clase del 76. Con el Congreso Nacional Africano ilegalizado desde 1960 y sus hombres fuertes, Nelson Mandela entre ellos, en la cárcel con sentencias de por vida y desaparecidos de la vida pública, la lucha contra el apartheid languidecía. Hasta la llegada de Steve Biko y su movimiento Black Consciousness (Conciencia Negra), que sirvió de catarsis a la resignación y el miedo instaladas en la población negra.

Sus ideas encontraron acogida en los estudiantes de los asentamientos negros que tampoco tenían gran cosa que perder: el futuro que les esperaba era o integrarse en las bandas de gánsteres de los guetos, o trabajar en las minas. No en vano el Gobierno blanco había diseñado en 1953 un plan para la educación de la población negra, cuyo arquitecto, H. F. Verwoerd, resumió entonces: "No hay lugar para los africanos entre la comunidad europea por encima de determinadas formas de trabajo. No es de ninguna utilidad para el africano recibir una educación que pretenda integrarlo en la comunidad blanca".

La pretensión de sustituir la educación en inglés por el afrikaans (un idioma descendiente del holandés) fue el detonante. Espontáneamente, los compañeros de la escuela de Peterson, Morris Isaacson High School, el 16 de junio de 1976 salieron al frío invierno de Suráfrica a protestar y se dirigieron a la Orlando West School, donde se les unieron otros centenares de estudiantes. La policía respondió con perros y gas lacrimógeno. Cuando los jóvenes, desarmados, mataron a dos perros, los policías dispararon con fuego real. La revuelta se prolongó por semanas y se extendió a todo el país.

Más de 500 estudiantes fallecieron en tres semanas. Biko murió torturado en comisaría en 1977. Los boicoteos internacionales económicos a Suráfrica se iniciaron. El Gobierno intentó diversas reformas en la Bantu Education, pero las quejas continuaron y las organizaciones de estudiantes engrosaron las filas de los movimientos antirracistas hasta 1994, cuando el Gobierno de F. W. de Klerk, presionado interna y externamente, y con un país al borde de la quiebra económica, decidió la puesta en libertad de Mandela y el inicio de la transición hacia la democracia.

La Morris Isaacson High School y la Orlando West School están unidas por una hilera de ladrillos rojos en el pavimento, simbolizando la sangre derramada. Soweto (South West Township), es una ciudad optimista en la que los restaurantes acogen a turistas que visitan el museo de Hector Peterson, en el que trabaja su hermana, y las casas de Mandela y Desmond Tutu. Hay centros comerciales nuevos y se plantea la apertura de un hotel de cuatro estrellas. El 16 de junio se ha declarado Fiesta Nacional y junio es el mes de la juventud, en el que la foto de Peterson es reproducida en miles de ocasiones. Pero el futuro no es rosa.

El presidente surafricano, Thabo Mbeki, que sustituyó a Mandela en 1999, en un discurso sincero alertaba ayer ante los 20.000 jóvenes que llenaron un estadio de Soweto de los retos que deben encarar: pobreza, desempleo, alcohol, drogas y sida. Y los instó a seguir los pasos de la clase de 1976 "en defensa de la libertad".

La política económica del Gobierno del ANC (siglas en inglés del Congreso Nacional Africano) ha seguido los dictados neoliberales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. El crecimiento económico surafricano es continuo y por encima del 5%, pero ha sido a costa de mayor pérdida de puestos de trabajo (se calcula que el 40% de la población está en el paro) y la desigualdad económica entre ricos y pobres se ha incrementado en los últimos años, por lo que no es de extrañar que el crimen sea imparable. A Mbeki también se le acusa de haber actuado tarde para atajar la epidemia de sida. Se calcula que más de cinco millones de surafricanos (de un país de 45 millones, 38 millones de raza negra y 5,4 millones de blancos) son seropositivos y 900 mueren diariamente.

El arzobispo Desmond Tutu, que en más de una ocasión ha mantenido rifirrafes dialécticos con el presidente, aprovechó el día de ayer para alertar sobre la necesidad de acabar con la pobreza. "Nos sentamos en un polvorín y si no hacemos algo pronto, todo lo conseguido se convertirá en humo", aseguró el religioso anglicano.

OBSERVEN LO SIGUIENTE, SOLO BAJO SU RESPONSABILIDAD

VIDEO NO APTO PARA FRACASADOS

DISFRUTEN DE ESTE VIDEO ES MOTIVADOR Y REALISTA,

DEBERIA DE SER OBLIGATORIO PARA LOS ESTUDIANTES

EN GRADO DECIMO Y ONCE.

 

 

Subcategorías